¿Las semillas se preparan para el fin del mundo?

Existen 1700 bancos de semillas alrededor del mundo cuya finalidad es salvaguardar estos recursos tan valiosos de posibles catástrofes, ya sean naturales o causadas por el hombre, como el cambio climático, las plagas o las guerras. Sin embargo, esas despensas, son muy vulnerables a estas catástrofes y requieren de muchísima energía para mantener a las semillas en un estado óptimo: a una temperatura de -18ºC y con una humedad del 5 %. Un simple fallo en el suministro eléctrico del sistema de refrigeración de estos bancos podría arruinar toda la colección que contienen por ascenso de la temperatura.  ¿Te imaginas lo que ocurriría entonces, BIOGEOsférico? Perderíamos un montón de biodiversidad vegetal, de organismos productores: los únicos capaces de sintetizar la materia orgánica que necesitamos para vivir a partir de inorgánica que se encuentra en el medio. Y no te olvides de que el oxígeno que respiramos procede de estos mismos organismos… ¡Ante un desastre de proporciones épicas, esta pérdida de biodiversidad vegetal nos dejaría desprovistos de cultivos y con ello de alimentos! ¡Sería el fin del mundo tal y como lo conocemos!

Con el fin de proteger estos recursos tan importantes, en el año 2008 comenzó a funcionar el “Banco Mundial de Semillas de Svalbard”, también conocido en los medios como “el Arca de Noé” o “la Bóveda del Fin del Mundo”, una gran cámara frigorífica que asegura el suministro de alimento para el futuro.

boveda-global-semillas-archipielago-svalbard_ediima20151008_0687_4

Esta gran despensa de semillas se encuentra situada en el subsuelo de una gran montaña helada del archipiélago noruego de Svalbard, a poco más de 1000 kilómetros del Polo Norte geográfico del planeta. El permafrost, suelo permanentemente helado que cubre el archipiélago de Svalbard, junto con su estructura subterránea, convierten a este banco de semillas en un búnker perfecto, que protege a este valioso recurso de todo tipo de catástrofes, como inundaciones, terremotos e incluso guerras nucleares, además de permitir que las semillas permanezcan congeladas aunque no existiera suministro de energía.

svalbard.PNG

La Bóveda del Fin del Mundo puede almacenar hasta 4,5 millones de variedades de cultivo, de cada una de las cuales se almacenan 500 semillas. Así, la capacidad máxima de esta despensa es de 2,5 billones de semillas ¡Sin duda alguna es una cámara frigorífica de gigantescas magnitudes, ¿verdad BIOGEOsférico?! En la actualidad, 9 años después de su puesta en funcionamiento, alberga 930591 variedades procedentes de todos los rincones del planeta.

Tal y como su nombre indica, el Banco Mundial de Semillas de Svalbard funciona del mismo modo que lo hace la caja fuerte de un banco: la infraestructura es propiedad de Noruega, la fundación que se hace cargo del coste de funcionamiento de este servicio a la comunidad mundial es Global Crop Diversitymientras que cada país o institución es propietario y controla el acceso a las semillas que haya depositado en la gran cámara frigorífica, en cajas negras individuales que solo el depositante puede manejar.

a-50.png

¿Qué me dices BIOGEOsférico? ¿Te apetece pasearte por este increíble complejo de conservación de la biodiversidad vegetal? ¡Pues puedes hacerlo! No, no estoy de broma, Global Crop Diversity Trust ofrece una visita virtual por este arca de Noé tan especial. ¿A qué estás esperando?

REFERENCIAS Y ENLACES DE INTERÉS

El Doomsday Vault … – Pictoline

El arca de Noé del siglo XXI – ElMundo

Svalvard Global Seed Vault – CropTrust

Svalbard Global Seed Vault – NordGen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s