¿Las rocas se transforman?

Aunque no te lo creas, BIOGEOsférico, las rocas, al igual que tú y que yo, cambian a lo largo del tiempo. ¡Sí, esas sobre las que pisas! Por supuesto, ellas son más lentas que nosotros (hablamos de tiempo geológico), pero la transformación que sufren es también mucho más profunda.

Como bien sabes, y si no lo sabes te lo cuento yo, la enorme variedad de rocas, también llamada geodiversidad, se divide en grandes grupos: ¡tres, para ser exactos! Estos grupos son: rocas ígneas, sedimentarias y metamórficas. ¡Vamos a ver qué son y cómo logran transformarse!

Partimos del magma, BIOGEOsférico, roca fundida a altísimas temperaturas que se forma a grandes profundidades bajo la superficie terrestre. Con el paso del tiempo (¡tiempo geológico, no te olvides!), el magma cristaliza, es decir, pierde temperatura, se enfría y se solidifica, formando una roca ígnea o magmática. Si la cristalización se da en el interior terrestre, la roca será ígnea plutónica; por el contrario, si el magma sale a la superficie terrestre y se enfría rápidamente allí, se formará una roca ígnea volcánica. ¡Sigamos con estas últimas!

Las rocas ígneas volcánicas están expuestas a los agentes geológicos externos: la atmósfera, el agua en cualquiera de sus formas, el viento y los seres vivos. Estos agentes van a conseguir fragmentar la roca ígnea volcánica, dando lugar a sedimentos que serán transportados pendiente abajo y depositados en capas: los estratos. Estos estratos se compactan o cementan dando lugar a la roca sedimentaria. El conjunto de procesos a través de los cuales se consigue la roca sedimentaria a partir de los sedimentos se llama diagénesis.

Tras esto, la roca sedimentaria puede enterrarse profundamente bajo tierra, debido, por ejemplo, al depósito de nuevos estratos. A medida que se entierra, ganará presión y temperatura y, sin llegar a fundirse, se transformará en una roca metamórfica.

Cuando la roca metamórfica adquiera aun mayor presión y/o temperatura, se fundirá dando lugar al magma. ¿Lo ves, BIOGEOsférico? ¡Hemos vuelto al principio! Hemos trazado un círculo cerrado que los geólogos llaman ciclo de las rocas (también ciclo geológico o petrogenético).

Ahora bien, existen otros caminos alternativos que pueden seguir las rocas durante el ciclo geológico. ¿Te acuerdas de las rocas ígneas plutónicas? Las hemos dejado enterradas a gran profundidad, pero allí pueden ser sometidas a presiones y temperaturas elevadas que den lugar a rocas metamórficas. También podrían ser desenterradas y sometidas bajo el poder de los agentes geológicos externos, dando lugar a sedimentos. Esto mismo podría ocurrir con cualquier roca metamórfica o sedimentaria. O, por ejemplo, cualquier tipo de roca podría ser enterrada y sometida a temperaturas suficientes como para fundirla y convertirla en magma ¡Hay que ver la de caminos que pueden seguir las rocas!

ciclo-rocas

¿Y de donde sale toda esta energía capaz de transformar a las mismísimas rocas? ¿Cuál es el motor del ciclo de las rocas, BIOGEOsférico?

El ciclo geológico funciona con los siguientes motores: el interior terrestre, productor del calor necesario para formar rocas ígneas y metamórficas; y el Sol y la gravedad, motores de los agentes geológicos externos, productores de sedimentos a partir de los cuales se forman las rocas sedimentarias.

¡¿Has visto. BIOGEOsférico?! ¡La Tierra se comporta como una gran máquina!

 

REFERENCIAS Y ENLACES DE INTERÉS

Tarbuck, E., Lutgens, F. and Tasa, D. (2005). Ciencias de la tierra. 8ª ed. Madrid: Pearson Educación.

El ciclo de las rocas – Mapa conceptual interactivo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s